Cada fin de semana, son miles los jóvenes que practican el botellón, causando problemas de suciedad y de ruido para los vecinos. Una moda peligrosa.